¿UN CUERPO PERFECTO SIN APENAS ESFUERZO? EL SECRETO DE LAS PLATAFORMAS VIBRATORIAS

En los últimos años se han popularizado, pasando de ser unas completas desconocidas a aliadas imprescindibles en la rutina deportiva de millones de personas. Hablamos de las plataformas vibratorias. A pesar de que numerosos estudios han arrojado luz sobre sus beneficios y modos de uso, siguen imperando muchos bulos y desconfianzas.

Vamos a hacer un recorrido por la historia y artículos científicos para conocer toda la verdad sobre las plataformas vibratorias.

La NASA ya las usaba hace 60 años

La primera mentira que nos han hecho creer sobre “la moda de las plataformas vibratorias” es, precisamente, que son una moda. Ya en los años sesenta tanto la URSS como la NASA las incluyeron en sus programas espaciales. Y es que, uno de los principales riesgos para los
astronautas es la pérdida de masa ósea y muscular.

Las vibraciones, correctamente aplicadas, mejoraban considerablemente el estado físico de los cosmonautas. Fue de esta manera como las plataformas vibratorias jugaron su pequeño pero importante papel en la carrera espacial.

Ayudan a los astronautas, pero ¿pueden ayudar a tener un cuerpo perfecto?

La clave del éxito de las plataformas vibratorias es que han permitido trabajar el 100% de los grupos musculares, simultáneamente y sin esfuerzo. Esto ha supuesto un antes y un después para quienes quieren un cuerpo perfecto.

Tonificación

El poder de la vibración actúa sobre cada musculo, provocando una tonificación de gran calidad, ya que no resulta agresiva. Y si combinamos esto con el ejercicio tradicional, los resultados serán increíbles.

Perdida de peso

Esta es una de las principales explicaciones de porque hay tanta demanda de estas plataformas. Lo que ocurre es que el gasto calórico se dispara cuando nos subimos a uno de estos aparatos, suponiendo una combustión de grasa de máximo nivel: continua, integral e intensa.

Adiós celulitis

La celulitis, tan difícil de combatir, tiene ahora una solución efectiva. Y es que la mejora de la circulación, permite que los agentes adiposos se desprendan y sean eliminados, permitiéndonos recuperar firmeza en nuestra piel.

Viendo esto, la gran incógnita es como las plataformas vibratorias siguen teniendo detractores.

¿Qué supone (para ciertos sectores) un producto que multiplica los beneficios del ejercicio reduciendo el esfuerzo?

Pues lo coherente (y la reacción generalizada) ha sido una acogida magnifica en el mundo del ejercicio y la salud.

Sin embargo, ha habido sectores que han visto en las plataformas vibratorias una amenaza. Hablamos de vendedores de suplementos milagrosos o de dietas costosas, de quienes cabe esperar esta reacción. Lo sorprendente es que también algunos entrenadores personales y gimnasios, en lugar de aprovechar estos aparatos, han optado por demonizarlas ante el miedo a perder clientes. Y es que una cosa es evidente, las plataformas vibratorias han supuesto una revolución en la ecuación ESFUERZO/RESULTADOS.

En contra del bulo, mejoran nuestro estado óseo

Una de las principales reticencias a la hora de usar las plataformas vibratorias es la creencia de que están resultan perjudícales para el sistema óseo. Son numerosos los estudios que han demostrado que, lejos de perjudicar, ayudan a reforzar huesos y articulaciones. Uno de los más prestigiosos es el realizado por Clinton Rubin, Doctor de la Stony Brook University de Nueva York. Su estudio, que fue subvencionado por la NASA, demostró que la exposición a vibraciones durante 20 minutos cada día, en frecuencias de 20-50Hz (1 Hz equivale a 1 ciclo por segundo), mejora la densidad ósea y la morfología muscular.

Aquí conviene distinguir claramente entre las máquinas de menor calidad y las de oscilación multidimensional.

  • Las plataformas no adaptativas. Efectivamente, pueden acabar resultando dañinas para el sistema óseo y muscular. Fabricantes no especializados, que en el proceso de diseño obvian tanto los fundamentos como la relación de las vibraciones con el cuerpo humano. Y es que, como con cualquier aparato deportivo, escoger un modelo de baja calidad o mal diseñado, acabará pasando factura a nuestra salud.
  • Las plataformas adaptativas. Al contrario que las anteriores, en estas los patrones y la intensidad de la vibración, así como el diseño del aparato, tienen una orientación absoluta a las características y necesidades del cuerpo humano. Entre ellas, las que dan mejor resultados son las de vibración oscilante multimensional, tecnología que protege huesos, músculos y articulaciones.

Comparando plataformas, hemos encontrado en esta web uno de los mejores modelos, con un descuento de esos difíciles de encontrar.

Son este tipo de plataformas las que debes integrar en tu rutina diaria, ya que como veras a continuación, sus beneficios van más allá de la mejora ósea y muscular.

¿Hasta dónde llegan entonces los beneficios de las Plataformas Vibratorias Multidimensionales?

Ahora que ya sabemos que los modelos más avanzados no suponen ningún riesgo para la salud, la siguiente cuestión es conocer hasta donde pueden llegar sus beneficios para nuestro cuerpo. Estos beneficios fueron corroborados en una investigación de la Universidad de Augusta. En esta, la experta en anatomía y biología celular, Meghan McGee-Lawrence, demostró que la correcta aplicación de oscilaciones vibratorias es capaz incluso de mejorar la sensibilidad a la insulina.

Este sorprendente hallazgo se une a la larga lista de beneficios de las plataformas vibratorias:

  • Refuerzo de huesos, previniendo la osteoporosis.
  • Mejora la movilidad articular.
  • Trabajo de los músculos, desarrollando y tonificándolos.
  • Estimulación la circulación sanguínea.
  • Disminución del peso corporal.
  • Incremento de la coordinación de las unidades motoras y el equilibrio.
  • Reducción la celulitis y la retención de líquidos.
  • Aumento de la flexibilidad.
  • Alivio del dolor lumbar.

En resumen

Tras analizar todo esto, la conclusión es que las plataformas vibratorias pueden convertirse en el mejor aliado tanto de tu estado de forma como de tu salud. ¿La clave? Escoger el modelo adecuado, ya que como hemos visto hay una diferencia abismal entre los modelos de peor y los de mejor calidad.